Que quede claro ¡Ni una más!

Foto: Cuartoscuro Foto: Cuartoscuro

Por: Rosa Cortés*

Que quede claro, no es una lucha de mujeres contra hombres, es una lucha por la seguridad y la vida. La inseguridad que se vive en todo el país nos ha llevado a tomar medidas extremas para cuidarnos de una sociedad a la que le hace falta respetar especialmente a las mujeres. Respetar si una mujer decide salir a las 10 de la noche, respetar si quiere utilizar un short o una falda, o si quiere salir sola o con amigas.

El pasado 2 de febrero, diversos colectivos y mujeres salieron a marchar para protestar contra los actos de violencia hacia las mujeres, principalmente por los constantes reportes de intento de secuestro en el metro, sin olvidar que el primer feminicidio se registró justo en año nuevo de este 2019. La marcha comenzó en el monumento a la madre poco después de las 3:30 de la tarde y finalizó en el Zócalo capitalino.

Los feminicidios no son un problema que se haya originado de la noche a la mañana, es algo que hemos dejado aumentar con el paso del tiempo. De acuerdo con el INEGI, las estadísticas de mortalidad nos permiten saber el número de mujeres que han muerto por homicidio en México. Reflejando que de 2016 a 2017 hubo un incremento del 18.1%, al pasar de 2,813 homicidios a 3,324.

Según un estudio publicado en el portal de sinembargo:

“En México se mata entre nueve y 10 mujeres al día y con un total anual de 3 mil 580 muertes violentas –de las que sólo 834 son investigadas como feminicidios–, el número de asesinatos contra mujeres perpetrados en 2018 subió a nivel nacional 9.41 por ciento, en comparación con 2017, cuando se reportaron 3 mil 272 casos y sólo 735 de estos se indagan como feminicidios, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).”

Fuente: INEGI, estadísticas de mortalidad.
Fuente: INEGI, estadísticas de mortalidad.
Foto: Carlo Echegoyen.
Foto: Carlo Echegoyen.

Actualmente en la Ciudad de México se vive un incremento en la violencia en contra de las mujeres, algo que está ocurriendo constantemente son los intentos de secuestro en las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo (STC) metro.

Lamentablemente, ya no es como nos vestimos o la hora en la que salimos, estamos en peligro en todo momento y no, no es una exageración. ¿Qué debe de ocurrir para que nos escuchen? ¿Qué se debe de hacer para generar consciencia de lo que está sucediendo a nuestro alrededor?
¿La solución es vivir con miedo y no salir?

Mujer, escucha, esta es tu lucha.

Foto: Zoé Láscari
Foto: Zoé Láscari

En Twitter, una usuaria identificada como Zoé Láscari recolectó las denuncias que encontró en internet (redes sociales) y en las noticias, utilizó un mapa del metro para señalar las estaciones en donde se han registrado intentos de violencia en contra de mujeres. Siendo Martín Carrera, Mixcoac, Barranca del Muerto, Coyoacán y Ermita las estaciones con más de un caso.

En la misma red social otras mujeres han denunciado el modus operandi de los secuestradores en el metro, la manera en la que fingen una supuesta relación con la mujer que van a secuestrar, de esa forma la gente no sospecha que esté pasando algo grave y todo se queda como una simple pelea de novios.

Foto: Carlo Echegoyen.
Foto: Carlo Echegoyen.

¡Señor, señora, no sea indiferente, se matan a mujeres en la cara de la gente!

Foto: Carlo Echegoyen.
Foto: Carlo Echegoyen.

A veces el miedo se apodera de nosotras y nos impide alzar la voz cuando uno mismo o alguien más está en peligro. Ahora, con las redes sociales es fácil enterarse de los casos de violencia que hay en nuestro país, mujeres que probablemente en el momento no pudieron hablar pero al final decidieron hacerlo, alertando a la sociedad de lo que está pasando y no nos damos cuenta.

Algunas de las acciones que se están impulsando para frenar y enfrentar este problema provienen de la sociedad civil, de organizaciones de mujeres y de ONG, también hay aplicaciones y números especiales para reportar emergencias, que ofrecen los gobiernos locales. Aplicaciones como We Help que se lleva en el móvil y se manda una alerta, también comercios que ofrecen abrir sus puertas para proteger a mujeres que se sientan en peligro y hasta envían a sus hogares.

La clave es enfrentar entre todos, ciudadanos, organizaciones, gobiernos, este terrible flagelo y protegernos a todos niveles para que ¡ni una más!

*Mujer, ciudadana, estudiante del cuarto semestre de comunicación.